Una gran cocido en Lhardy desvirtuado por un vino fuera de año

El otro día pudimos disfrutar de uno de los cocidos con más tradición en la escena hostelera de Madrid. El restaurante Lardhy, fundado en 1839, ha servido a todo tipo de comensales de la nobleza e incluso realeza de la Capital y aquellos que desde otras regiones y naciones se han acercado a disfrutar de su tradicional cocido.

Los platos están acorde a la IV Ruta del Cocido Madrileño, como ya contamos se puede disfrutar en Madrid y alrededores, todavía durante lo que queda del mes de marzo. Nos acogió un servicio detallista, pero lento a la hora de poner sobre la mesa las primeras bebidas.

IMG_1533

El salón Saraseta con la vajilla y cristalería original del restaurante en sus vitrinas fue el escenario donde pudimos disfrutar de un cocido, en el que la sopa estaba buena y los garbanzos tenían un sabor especial. Muy buenos.

El compañero de viaje de este cocido, un magnum de Martínez Lacuesta, recomendado por el camarero por ser vino de la casa, estaba fuera de año. No es culpa de la bodega este detalle, pero desde luego flaco favor hace al vino en general y a la marca en particular un gesto de este tipo. El vino, sin estar malo, era un reserva de 1996. A pesar de manifestar nuestra sorpresa por la añada y señalar que nos extrañaba que estuviese en orden nos insistieron.

Hasta aquí, sin problemas, fuimos nosotros quien no echamos para atrás esa botella, que también es cierto que lo ofreció el camarero, no todo fue en ese aspecto reprochable.

IMG_1530

Aún así, la imagen del vino vuelve a verse un poco agraviada por pequeños gestos de la hostelería. En carta la botella estaba a 36 euros, mientras en la factura apareció a 39. El pan y la mantequilla del principio para cinco personas salieron por 20 euros. ¿Quién dijo que las queríamos? Prefiero no gastarme esos 20 euros y pagarlos en una botella de vino por 59. El problema es que no me dan a elegir. Nos la cuelan.

En fin, un gran cocido, muy bueno, recomendable, a buen precio para lo que es el restaurante, pero con compañeros no demasiado amigables. Los amigos reunidos a la mesa, como siempre, lo mejor de todo. Vamos a ver si vamos a por la tercera entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s